Al iniciar no fue fácil perder el miedo y no sentir pena por mi cuerpo, pero para este trabajo no se requiere ser gorda, flaca o estar operada, se necesita actitud, constancia y buena expresión corporal. Este trabajo me ha ayudado a quererme más y sentirme más sensual de muchas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *